Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn

Histeria y la liberación sexual femenina

Desde los inicios de la historia la masturbación ha estado presente en la vida de las personas. No obstante, hasta la época de los antiguos egipcios y griegos no se tiene constancia que utilizaran ningún artilugio para masturbarse.

Ya des de milenios atrás se consideraba que la mujer no podía experimentar ningún tipo de placer sexual sin la presencia de tener un pene en el interior de sus vaginas. Sin embargo, se sabe que Cleopatra fue una de las pioneras en su época en utilizar un vibrador. Este, estaba hecho con una calabaza hueca en la cual metían abejas. El zumbido y los choques de estas provocaban el efecto similar a la vibración que conocemos actualmente.

SU ORIGEN MÁS CONTEMPORÁNEO

Seguramente a muchxs de vosotrxs os sonará la película llamada Histeria, en la que se explica de forma breve y cómica la historia del nacimiento del vibrador que conocemos en la actualidad. Si algunxs de vosotrxs tenéis curiosidad a continuación lo explicaremos.

Podríamos decir que se lo debemos a Freud y a su falsa enfermedad mental llamada Histeria femenina. Este inexistente diagnóstico solo lo podían sufrir las mujeres debido al mal funcionamiento de la sexualidad femenina. Los síntomas que se derivaban de esta supuesta enfermedad eran: tener fantasías eróticas, irritabilidad, ansiedad, insomnio, flujo vaginal (debido a la excitación de las mujeres, a pesar de que no hubiera un hombre para excitarlas) y tener un comportamiento “no adecuado” con lo esperado. 

El tratamiento que se recomendaba a las mujeres que padecían de histeria era un masaje pélvico (es decir, la masturbación) de los ginecólogos hasta que las pacientes lograban conseguir el paroxismo histérico (lo que en la actualidad llamamos orgasmo). Este tratamiento aliviaba los síntomas, ya que según los médicos y “expertos” de la época consideraban esta enfermedad como incurable y una plaga para la humanidad. Cómo podéis suponer llegar al final del tratamiento la mayoría de las veces era complicado, ya que la mujer podía tardar horas en llegar a este paroxismo histérico. Imaginaos tener que tratar a más de 10 mujeres por día, los pobres médicos acababan agotados…

Así fue hasta que el doctor británico Joseph Mortimer Granville  en la segunda mitad del siglo XX inventa el primer “vibrador”, aunque muy práctico y cómodo no parecía… ¿Qué opináis?

Vibrador eléctrico para uso doméstico (1920)

 Poco tiempo después del lanzamiento de este invento el vibrador eléctrico fue ganando terreno no solo en las consultas médicas, sino también en las casas de muchas mujeres considerándolo como un electrodoméstico esencial en todas las casas. Además, se llegó a promocionar en muchísimas revistas top del momento.

Fue tal el revuelo que causó que hasta los balnearios más prestigiosos del mundo ofrecían tratamientos exclusivos con vibradores. Aunque, no es hasta la década de los años 20 cuando el vibrador entra en la pornografía, que deja de considerarse un aparato exclusivamente médico.

Sin embargo, no es hasta el 1952 que la Asociación Americana de Psiquiatría deja de considerar la histeria femenina como una enfermedad. A pesar de ello, y por la influencia de la pornografía se empezó a encasillar a este maravilloso invento como algo pervertido y sucio, hasta el punto de llegar a ser tema tabú durante mucho tiempo. Pero por suerte en la actualidad estamos dejando atrás estos pensamientos y liberando nuestra sexualidad. Una libertad sexual para todo el mundo.

Así que, disfruta y experimenta con la gran variedad (tamaños, colores y formas) que se encuentran en nuestra página web y encuentra el que mejor o mejores se adapten a ti.

Cuéntanos un poquito, ¿cuál o cuáles son tus favoritos?

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
X